Tres ciegos y un elefante

Hay que tener pensamiento crítico.

Mirad, hace años cuando me preparaba para mí titulación de docente de la formación profesional para el empleo,  nuestra docente, preocupada por hacernos ver la importancia de gestionar bien el grupo de estudiantes (nuestro alumnado va de los dieciséis a los sesenta y cuatro años) que podríamos encontrarnos en los próximos cursos que impartiríamos, nos contó una fábula india que tiene mucho que ver con esto, Los Tres Ciegos y Un Elefante.


Os la cuento:
La historia comienza con la llegada de un viajero a lomos de su elefante a un pueblo de la India.
Al entrar en la ciudad se topa con un grupo de 3 ancianos ciegos que charlan junto al río.
Kiran (que así se llamaba el viajero) les pide permiso para acercarse y que su elefante beba agua después de tan largo viaje.
Los 3 hombres, sorprendidos, le dan la bienvenida y le cuentan que por el pueblo nunca antes había pasado un animal como ese.
No podían verlo a causa de su ceguera, pero tenían curiosidad por saber qué forma tenía, así que se dispusieron a tocarlo para visualizarlo en sus mentes.

– El primero lo tocó y dijo que tenía la piel muy dura y rugosa. Y que debía ser muy pesado porque no podía levantarlo del suelo.
-El segundo afirmó que tenía forma de serpiente y que el tacto era muy blandito e incluso húmedo.
-El tercero explicó que tenía forma de abanico, muy fino, suave y muy ligero.

No entendían nada.
Así que terminan discutiendo sobre quién tenía la razón sin conseguir llegar a un acuerdo.
Kiran, por su parte, ante el revuelo creado decidió irse del río y continuar su camino.

La moraleja de esta historia es que todo depende del punto de vista o el prisma con el que se mire.
Y que, para conocer la verdad completa, hay que tener «pensamiento crítico», abrir la mente, ir más allá y ver todas sus caras, escuchando y valorando los diferentes puntos de vista.

Y es que, queridos lectores,   todo en la vida está sujeto a diferentes lecturas y verás una cosa u otra según si eres el sabio que tocó la trompa, las orejas o las patas.
Y las redes sociales no se escapan de esto.
El mundo digital tiene oportunidades infinitas y muy positivas pero no todo en las redes se crea desde una ambición constructiva o desde la ética, el respeto y la responsabilidad intelectual. 


Y de esto habla el famoso documental de Netflix «The Social Dilemma»  https://youtu.be/IgiQ03qwr_s  que os recomiendo.


Hay que tener pensamiento crítico, amigos, es una de mis máximas.
Y a día de hoy lo uso como guía para hacer todo lo que hago. Adoptando el pensamiento crítico en todas y cada una de mis acciones y aún así cometo miles de errores. Pero sabéis qué? Sé que mañana, la vida me dará la oportunidad de enmendarlos y ser mejor persona.

Gracias por acompañarnos en ésta aventura con tu lectura y posterior crítica en el apartado COMENTARIO que verás un poquito más abajo para que tú puedas ejercer

El Pensamiento Crítico.

Texto: JLA /Alicante/20 
Ilustración: Valen20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.