Reflexiones para mis conocidos.


Es absolutamente imprescindible que recuerdes siempre y en todo momento, que cada persona que se cruza en tu camino es un ser humano. Que está recorriendo su camino al igual que tú.
No tienes que esperar que una sola persona te dé las respuestas para toda tu vida. De hecho, es peligroso que lo hagas.


Cultiva tu discernimiento, sé autodependiente pero acepta que cada persona puede aportarle algo bueno y positivo a tu vida, en el momento en que se cruza ante tí. Toma de aquí y de allá lo que te interese aprender, lo que veas positivo para ti, sin obsesionarte ni radicalizarte, nada ni nadie posee la verdad absoluta.
Aprende a dudar de todo, la creencia que no ves. La que no pasas por tu tamiz crítico y aceptas sin analizar, manejará inconscientemente tu vida. Pon luz en esas creencias que tienes y piensa cuales deseas conservar, cuales modificar y cuales retirar de tu mente.
Practica la humildad, que no significa humillarse, sino aceptarse, quererse y entender que las cosas llevan su tiempo, que los cambios tienen su proceso, que nadie cambió de la noche al día y que nadie (ni tú mismo) puede exigirte que lo hagas con tanta rapidez. No te aceleres, porque así solo estarás dando mecha a tu patrón antiguo de conducta, a tu antiguo yo, del que naturalmente quedan más o menos residuos siempre.
Deja ya de esperar que las personas sean perfectas. No idealices, porque aunque no lo creas se puede amar sin endiosar a la persona a la que quieres. Esas personas, a su vez, tienen los mismos conflictos que tú y que yo. El problema de idealizar es en la posición en la que a su vez nos situamos muchas veces a nosotros mismos, si pensamos que la otra persona es perfecta, ante un problema o contratiempo, pensaremos siempre que somos nosotros los responsables (ya que la otra persona es “perfecta” según esa creencia nuestra).
Algunas personas se atreven a confesar humildemente sus imperfecciones y conflictos, a no temer, a estar alegres de compartir lo que viven sólo por si puede servirles a otros. Los reconocerás fácilmente. Te cuentan lo que viven y se alegran de compartirlo y que sea de utilidad para ti. Si ven que ya lo has superado, también se alegrarán. Y si ven que aún no, les hará igualmente felices porque saben que estás en el camino: Tú camino.
Que lo que encuentres aquí sirva para ti, para otros, pero que no te limite. Que lo que aquí halles sean los pasos que te ayuden a descubrir y construir TU PROPIA SENDA. Siempre hay más por descubrir, somos tan solo compañeros de camino que en un determinado momento, nos hemos encontrado al transitar por esta vía, pero que antes o después nos despediremos, recordándonos con cariño y sabiendo que hemos sido, los unos para los otros, fuentes de aprendizaje. Recuerda también que:

No te pasa nada raro.  Sólo estás viviendo algo nuevo en tu vida.  Algo que tenía que llegar y que por suerte llegó, siempre llega a tiempo, no pienses  que has perdido tu vida hasta ahora pensando o actuando como lo solías hacer. Todo despertar viene tras un sueño más o menos largo. Se puede despertar porque una vez se estuvo dormido. Lo que te pasó fue una experiencia necesaria para poder darte cuenta hoy de muchas cosas. No te vas a volver loco. Aunque todos hemos pensado que perderíamos el juicio en algún momento de nuestras vidas, tan sólo se trata de la reacción de la mente ante un no saber cómo van a ir las cosas, es un miedo al cambio del que tu mente siente peligro. Otro miedo infundado sin duda, porque el despertar tan sólo es una forma de ver las cosas de distinta manera y, con seguridad, más sana para tu persona que la visión y creencias que hasta ahora mantuviste como beneficiosas para tu vida. No te quedaras solo. No pienses que por seguir tu camino pierdes amigos. ¡Abandona esa creencia!. Sí, pensar que alguien que no piensa al 100% como uno no puede ser nuestro amigo, maestro o compañero, es estupidez. Muy al contrario, empezarás a darte cuenta de qué personas valen la pena y cuáles no, de qué personas te apoyan y comprenden (aunque no te entiendan del todo) y cuáles no, de qué personas te manipulan y cuales te dejan ser más tu mismo.

FELIZ NAVIDAD, conocidos.

VALEN/20
JLA/20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.