RESILIENCIA

«Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos»

La vida no es perfecta, nada es perfecto, incluida nuestra sociedad.

En la sociedad que nos ha tocado vivir hay muchas cosas maravillosas pero también muchas otras que son problemáticas y preocupantes, y aunque somos conscientes de ellas, quizá no le damos el valor que tienen hasta que nos toca sufrirlas en nuestras propias carnes.

Y cuando eso sucede, descubrimos nuestras «vergüenzas» entre lágrimas ocultas a una sociedad carente de empatía, de solidaridad, de compromiso social con aquellas/os que las sufren.

Y es que a veces somos demasiado rápidos para juzgar a los demás, para elegirnos en portadores de la verdad absoluta, pero demasiado lentos en subsanarlas.

TEXTO: JLA/año20.

ILUSTRACIÓN: VALEN20

Zombies

Un día en el que estaba dibujando en el Gim del CAI, alguien se me acercó y me dijo: OYE! por qué no dibujas un zombie?, yo no le hice mucho caso, pues para mí los zombies no tienen nada de particular o de especial, son todos iguales.

Y así pasaron unos días, hasta que un día paseando por las calles de Alicante, un señor estuvo a punto de tropezar conmigo, pues el iba distraído mirando el móvil, me pidió perdón y se fue sin apartar la vista del susodicho aparato. Yo me detuve, miré a mi alrededor y me sonreí al observar que prácticamente todas las personas estaban con la mirada perdida en sus dispositivos, unos caminando, otros sentados … todos como «zombies» y me dije para mis adentros, para mí mismo: «olé» ahí lo tengo, zombies telefónicos «toma ya» inspiración a tope!

Y de esta forma surgió este dibujo…

Ilustración: Valen

Si es que no hay mejor «musa» que las cosas cotidianas, y es que la realidad supera la ficción… espero que este del dibujo siga siendo eso, ficción!!!

Y esperando que el dibu os haya arrancado alguna sonrisa y que lo disfrutéis, se despide, este vuestro ilustrador, Valen, hasta la próxima.

P.D.: Que la FUERZA OS ACOMPAÑE… siempre
Alicante 2020

Ilustración y texto: Valen

SENSACIONES – VOCES PROPIAS

Decía ISAK DINESEN que se puede soportar todo el dolor si lo convertimos en una historia, a lo que yo añado si me lo permite la colega ISAK, que toda historia con dolor o sin ello, se soporta bajo una cascada de “sensaciones”.

Ilustración: Valen20

Me explico:

Cuando miro hacia atrás, a mi pasado más cercano, llego a la conclusión del gran significado que tiene ésta bella palabra. Palabra que revindico con ahínco y que me ha llevado a sobrellevar éste último año de mi vida en medio de exhortaciones moralizadoras, encubrimientos retóricos afectivos y justificaciones de comportamientos atípicos en mí.

Desgranando los días de este último año, como si de un racimo de uvas se tratase, llego a la conclusión que no lo he hecho tan mal. He sabido reponerme en mayor o menor medida a los avatares que se me han presentado en mi “nueva vida” y es qué, para un ignorante como yo, desconocedor e inconsciente en su momento de todo lo relacionado con el mundo subyacente de la sociedad, con su cara oculta, no sabía que me iba a regalar un paraguas de sensaciones reencontradas.

Pasar a ser usuario del buen uso y gestión de las políticas sociales cubiertas de profesionalidad y empatía hacia aquellos que por una o mil razones en un momento determinado de nuestras vidas hemos pasado de tenerlo todo a no tener nada, hace que como si de una batidora fuera, combinara un sinfín de sensaciones de los más diversos sabores.

Sabores agrios, amargos, salados, picantes, mixturados con bellos, dignos y esperanzadores sueños. Sueños que se van convirtiendo en una realidad a medio gas. Realidad lenta, con mesura, tremendamente pausada, rayando la impaciencia, pero como si de un pan al horno fuera, convirtiendo toda esa harina bien tratada en un apetitoso bocado recién horneado.

Llegar a esta sensación no hubiese sido posible sin tener un colaborador necesario, ese, que por suerte he tenido siempre a mi lado. Ese, que además de darme la oportunidad de cambiar el cielo por un techo o el suelo por una cama, me ha dado la posibilidad de sentirme respetado y digno como cualquier otro conciudadano. Sin ellos y hablo de seres humanos, cualquier sensación que hubiese tenido, hubiese engordado mi mochila de “malos rollos”, de sensaciones malas.

Y sí queridos amigos, estoy hablando del personal del Centro de Acogida de Alicante.

Con ellos puede que salga de éste mar donde ahora floto.

Texto: JLA/año20

Ilustración: Valen20

Red atención personas sin hogar Alicante