MUJERES Y MADRES

En primer lugar, feliz día y mes de la mujer. A todas las mujeres que lean este relato.

En especial, quiero dedicar unas palabras y homenajear a todas las madre y en especial a la mía, porque se lo merece y porque es y ha sido la mujer más fuerte y luchadora que conozco.

Porque a pesar de no haber nacido en una época fácil, siempre ha sido una guerrera, trabajando desde muy pequeña en empleos duros y difíciles, trabajos duros, que hoy en día sería impensable que realizaran nuestros hijos.

Ha sido mujer, esposa, hermana, amiga y supermadre. Acudiendo a cada llamada de ayuda, que tanto mis hermanos como yo, le hemos hecho. Una mujer fuerte, trabajadores, un ejemplo a seguir y digna de admirar. La mujer que me hizo ser, quién soy hoy. Me enseñó valores, me dio fortaleza y me enseñó a no dejarme avasallar por nada ni nadie y menos por un hombre.

Y aunque en estos momentos nuestra relación no es buena, cada día la recuerdo y la echo de menos, sobre todo sus virtudes y lo campeona y guerrera qué es.

Un aplauso enorme a todas las madres, que merecen ser recordadas y homenajeadas cada 8 de marzo y todos los días del año. Mujeres heroínas, que crean vida, trabajan, cocinan, ponen cuadros, reforman la casa y hacen mil cosas a la vez, sin poner pegas ni quejarse.

A todas ellas, mi más sincera enhorabuena.

Sois únicas, somos únicas.

Gypsy woman

Gipsy man

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.