MI RAZÓN CONTRA LA SIN RAZÓN

A veces cuando me descubro crítico, cruel, intransigente e intolerante ante la estupidez humana me pregunto:

¿pero con ésta actitud no seré como ellos? ¿no estaré comportándome  como aquellos a los que no quiero parecerme? ¿no será mejor desaparecer y no compartir mi condición para no dañar a nadie?.
Pero retomo mi cordura y haciendo uso de mi libertad de expresión, declaro mi total rechazo a   LOS NEGACIONISTAS.

Esa subespecie de iluminados que proliferan con la implantación de las redes sociales en nuestras vidas bajo el manto de la irresponsabilidad antisocial más dañina.

Negarse a aceptar el uso positivo de las mascarillas, las vacunas como protección ante las enfermedades, que la tierra sea redonda o que la pandemia actual no existe, entre otras muchas teorías de conspiración, sólo es una muestra de lo vulnerables que son a las manipulaciones cuando nos venden que los manipulados somos nosotros.

Imagino que ésta subespecie de la sociedad, dueños ellos de la razón única, sólo recuperarán la cordura cuando sufran en sus propias carnes los desgraciados efectos para la salud que tiene el Covid-19.

Aún así, espero que esto no se produzca nunca pues no le deseo «el mal» a nadie. Eso sí, les pediría que se presenten voluntarios en los hospitales que reciben a los contagiados y así por lo menos nos ahorramos equipaciones «Epis» mientras nos demuestran «con hechos» sus iluminadas teorías.

Y es qué siendo serio, no entiendo la rebelión sobre la obligación de usar una máscarilla. Cada persona tiene su propia opinión, pero abajo podéis leer la mía.

– en el coche llevas cinturón?
– en moto llevas casco?
– en un barco llevas puesto tu chaleco salvavidas?
– en los restaurantes se prohibe fumar?
– En carretera se prohíbe circular en dirección contraria al sentido de la vía.
Y así un largo etcétera de normas sociales de obligado cumplimiento.
!Todo esto es obligatorio!
Por eso es éste país una dictadura comunista?.

Cuando llevo una máscarilla en público y en las tiendas, quiero que sepas que:
🔵 Tengo la suficiente educación para saber que puedo no tener sintomas y pasarte el virus otra vez.
🔵 No, no vivo con miedo al virus; solo quiero formar parte de la solución, no del problema.
🔵 No me siento como si el gobierno me estuviera controlando. Me siento como una persona adulta que contribuye a la seguridad de nuestra sociedad y quiero enseñar lo mismo al resto de personas.
🔵 Si todas y todos pudiéramos vivir con un poco más de atención hacia el resto de personas, el mundo sería un lugar mejor.
🔵 Usar una mascarilla no me hace débil, ni tengo miedo, no me hace menos inteligente y tampoco me siento «bajo control».
Me hace atenta/o por la situación ¡pero también por el resto de personas!
🔵 Cuando piensas en tú apariencia, en tú incomodidad o en la opinión que otras personas tienen de tí, imagina que es un/a vecina/o, hija/o, padre, madre, abuela/o, tía/o amiga/o; que está con el respirador instalado o que está intubada/o en una UCI de un hospital y que puede morir por tú absurda «razón» sola/o, sin compañía, sin que a ningún miembro de la familia o amiga/o se le permita estar cerca de su cama.
🔵 Pregúntate si podrías haberles ayudado un poco usando una simple máscarilla. Sí, esa que usan el personal de emergencias y cirujanos durante horas para salvar nuestras vidas en las obligadas operaciones cuando nuestra salud sufre un accidente o una desgraciada enfermedad y ..!!!NO SE QUEJAN!!!.

Ilustración: Valen20

Texto: JLA /Alicante/20 
Ilustración: Valen20

Un comentario sobre “MI RAZÓN CONTRA LA SIN RAZÓN”

  1. Soy fan de vuestras publicaciones desde que se creó el blog, tanto los comentarios como las ilustraciones, son realmente buenas. Me gustaría publicarlas en Facebook para que pueda llegar a más personas, espero vuestra aprobación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.