Fundación Salud y Comunidad, empoderando a familias en situación de exclusión residencial: programa de la economía doméstica 2020

FUNDACIÓN SALUD Y COMUNIDAD, EMPODERANDO A FAMILIAS

Fundación Salud y Comunidad, en la provincia de Alicante, desarrolla, desde el año 2016, el Servicio de acompañamiento a familias en alquiler social (Seafas). Este año 2020 se ha comenzado además, añadido como complemento,, un nuevo programa: Mejora de la economía doméstica para personas en riesgo de exclusión residencial. Este nuevo programa ha sido financiado por una partida del IRPF de la Generalitat Valenciana del ejercicio 2019, con el objetivo principal de continuar la línea de actuación mantenida por nuestra entidad, de favorecer la capacitación y facilitar el empoderamiento a las familias en situación de riesgo de exclusión residencial, en esta ocasión, respecto a la mejora de la economía doméstica. Participan en este programa, 36 familias.

Las familias que participan en Seafas, son personas que han llegado a alquiler social a través de procesos de dación en pago de sus viviendas, o regularización de ocupaciones, adjudicaciones a través de juzgados… Familias muchas de ellas que continúan en situación de vulnerabilidad, algo que, el estado actual de la situación sanitaria, se ha acrecentado en muchos casos. Las competencias personales con las que cuentan para hacer frente a esta situación ha resultado ser insuficiente (la última Encuesta de Competencias Financieras del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores 2018, sitúa a España por debajo de la media de los países de la OCDE); así,  el 75,5% de la población reconoce que mejorar esta competencia supondría una ayuda a la hora de optimizar sus finanzas.

Desde el propio Plan de Educación Financiera 2018-2021 del Gobierno de España se señala que los medios puestos para atender esta necesidad son insuficientes. Asimismo, y en lo que respecta a las personas en riesgo o exclusión social, apenas hay programas que contemplen esta variable de la pobreza, y prácticamente son inexistentes los que tienen en cuenta los tres componentes del cambio de actitudes (cognitivo, conativo o conductual, y afectivo) aplicado a las actividades de la vida diaria y en el contexto del hogar.

Con este programa, se procura la transmisión de conocimientos y la realización de gestiones durante el año, para la gestión de deudas a la vez que la reducción de facturas de los gastos derivados de la cobertura de sus necesidades básicas.

Así, los objetivos principales del programa son: reducir los procesos judiciales iniciados por impago continuado de la renta mensual, garantizar la cobertura de las necesidades básicas a través de apoyos monetarios puntuales, desarrollo de actuaciones educativo-formativas en el contexto del hogar (que tendrán un impacto a corto, medio y largo plazo) y en cuarto lugar, permitir intensificar las actuaciones con familias del Servicio que presentan impagos de la renta de alquiler.

Estos objetivos se plantean para evitar consecuencias tales como no renovación del alquiler social o inicio de un procedimiento judicial que determine la nueva pérdida de su vivienda, imposibilidad de hacer frente al pago de necesidades básicas y vivir con el continuo dilema «Heat-Eat» (calefacción o alimentación), daños materiales y personales como consecuencia de accidentes domésticos producidos por «enganches» irregulares a los suministros eléctricos, agravamiento de enfermedades y aparición de problemas en el ámbito de la salud mental como consecuencia de situaciones estresantes (ansiedad y depresión, entre otras). Así, instaurar actitudes en esta línea permitirá que las personas aprendan a gestionar el presupuesto de su hogar, tomar decisiones adecuadas para un consumo responsable, promocionar el ahorro, prevenir nuevas situaciones de endeudamiento o que este sea mayor, el mal uso de productos financieros, etc. ayudándoles a mejorar su situación socioeconómica y previniendo la aparición de nuevas dificultades o estando mejor preparados para superarlas, si aparecen.

La metodología utilizada consiste en una primera selección de las familias, por parte del equipo de gestoras sociales. Tras proponer el programa a las mismas, y ser aceptado por ellas, se realiza un primer diagnóstico de la situación, para poder trabajar los contenidos en las acciones.

Como herramienta de base entregamos a cada familia un Manual, dividido en 3 Bloques de contenidos.

  1. ¿Qué es la Economía Doméstica?:
    1. Gastos fijos, variables y extraordinarios.
    1. Presupuesto y planificación familiar.
    1. Sobreendeudamiento:
  2. Financiación.
  3. Límites.
  4. Tipos de préstamos.
  5. Impagos.
  6. Comisiones.
  • Consumo y ahorro en el hogar:
    • Lectura de las facturas (potencia contratada, tipos y periodos de tarificación, etc.).
    • Electrodomésticos (pequeños electrodomésticos, equipos audios visuales e informáticos, etc.) y con-sumo energético.
    • El agua y sus diferentes formas de consumo.
    • Las energías renovables en el hogar (la luz y calor del sol, el aire).
    • Otros hábitos que favorecen el ahorro como el reciclaje.
  • Consumo y ahorro fuera del hogar:
    • La alimentación saludable y búsqueda de ofertas.
    • Ocio y tiempo libre.
    • Material escolar, vestuario y telefonía móvil.
    • El transporte.

Se realizan 7 sesiones con cada familia, en las propias viviendas de los y las participantes, a la que acude su gestora social de referencia, facilitando los contenidos y aprendizajes, con una perspectiva práctica y adaptada a las necesidades reales que cada una presenta.

Transversalmente, se valorará el apoyo económico a las familias que así lo precisen, abonando facturas de alquiler o suministros, hasta un total de 300€ por unidad familiar, a fin de apoyar la reducción de la deuda acumulada, promoviendo la corresponsabilidad en los pagos.

El Programa finalizará con una evaluación de satisfacción de los y las participantes, además de la valoración del aprendizaje obtenido, a través de cuestionarios de satisfacción y de adquisición de contenidos.

Ya cerca de finalizar el año, y el Programa, podemos asegurar que la experiencia está resultando altamente positiva. Las familias participan con mucho interés, pudiendo ver resultados favorables para ellos, que no solo afectan en una mejora de su economía (a través de reducción de gastos, por ejemplo), sino que estos mismos resultados son extrapolables a largo plazo, al haber podido adquirir los conocimientos necesarios para continuar estas acciones en un futuro, de manera independiente.

Natalia Araujo

Coordinadora territorial SEAFAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.