Todas las entradas de: CAI-Alicante

EL GATO VIRIATO

El artículo ha sido escrito por un participante del Centro de Acogida de Alicante, el cual se sintió muy orgulloso de su anterior texto «Oda a una gallina» por el cual recibió muchas felicitaciones.  En esta ocasión, se dirige a uno de los gatos que nos acompañan día a día en el CAI, y su relación con su compañera gallina. A raíz de su contenido podemos llegar a la conclusión de que, si diferentes especies de animales pueden llegar a convivir y relacionarse en armonía a pesar de sus diferencias, ¿por qué no podríamos hacerlo las personas?

PRÓXIMA ESTACIÓN, ESPERANZA. PARTE III

Finalizamos la historia de vida de Fran con esta tercera parte, que transcurre desde su adolescencia hasta la actualidad. Fran nos habla de la superación personal, de que a pesar de todas las caídas que podamos tener siempre existe la opción de volver a levantarte si crees en ti, tienes la motivación y la seguridad de saber que es posible ya sea a través de tus propios mecanismos y esfuerzos, pero a su vez sabiendo cuando puede ser necesario pedir ayuda y la importancia de rodearse de las personas correctas en el momento adecuado. Esperamos que el final de su historia, la cual él sigue escribiendo día a día,  os resulte interesante y a vosotros lectores os acerque un poco más a la próxima estación: ESPERANZA.

ODA A UNA GALLINA

El artículo de hoy va dedicado a la mascota del centro, Pascuala o María, según quién la nombre. Es una gallina que apareció en el Centro de Acogida durante la pandemia y nunca supimos cómo llegó, ni quién la trajo y desde entonces acompaña a nuestros y nuestras participantes en su día a día, su adaptación al centro es un ejemplo de los valores de convivencia, aceptación y respeto que guían las dinámicas internas. Todas las mañanas se acerca entre cacareos a pedirles comida y se ve el cariño que le han cogido, como es el caso del autor del texto. A su vez, el hecho de alimentar a la gallina ha formado grupos de compañeros y compañeras que se reúnen y pasan un rato juntos y entre risas mientras le dan de comer. El participante realizó «Oda a una gallina», porque se acordó de Gloria Fuertes y de los poemas que leía de pequeño, de su colegio y de sus amigos de entonces, y en ese preciso momento pasó la gallina a su lado y le vino la inspiración✍. 
Está orgulloso y contento por su trabajo, esperamos que os guste y os dibuje una sonrisa en los labios.