Una reflexión conjunta

El 25 de noviembre se conmemora en España el día de las Personas Sin Hogar, fecha señalada no para celebrar si no para tratar de hacer llegar a todos los ámbitos posibles las situaciones que sufren en el estado español una gran cantidad de personas, número creciente según encuestas de INE. Desde el Centro de Acogida e Inserción para Personas sin Hogar de Alicante hemos querido aprovechar esta fecha para desde nuestra posición favorecer la reflexión.

El artículo que desarrollamos parte de una experiencia de reflexión y escritura colectiva. Se ha ofrecido a las personas que disfrutan de una de las plazas del Programa de Inserción la posibilidad de reflexionar de manera conjunta sobre temáticas afines a la exclusión residencial y desde ahí hacer surgir de manera colectiva unas líneas que sirvan de expresión subjetiva. A dicho ofrecimiento acudieron 2 personas con trayectorias dispares y se han desarrollado 4 sesiones para la elaboración de este artículo.

Sin haber entrado a detallar los motivos de la situación personal de cada uno de los integrantes, el consenso del grupo es el sentir el Hogar como una construcción simbólica: “parte de la construcción de uno mismo”, sin la cual un hogar no es posible, hasta construir un “espacio de protección, de seguridad, de cariño, de comprensión, de amor, de educación, donde se incorporan lo límites y los valores y donde uno se siente valorado”. Todo ello entendiendo que se den relaciones de reciprocidad, en el caso de ser el hogar compartido con más personas, o sin ellas, pues el Hogar puede ser habitado por uno mismo, con las mismas condiciones anteriormente expuestas. Hablamos de construcción simbólica para oponer el término Hogar al de vivienda, casa o techo. Estas hacen referencia o son entendidas como estructuras, espacios físicos desde los cuales se puede o no generar un hogar. El hogar podrá ser como hemos comentado de uno mismo, podrá ser construido con amigos o con la familia, tendrá los ingredientes que hemos citado y se desarrollará en un espacio físico determinado, pero no en cualquier espacio. Verbalizan que el CAI “es como un hogar” pero no lo es en los términos tratados porque hay establecida una relación de no-voluntariedad. Hay apoyo y compañerismo, acompañamiento, sienten la cercanía de los profesionales, que entienden su situación y les acompañan en el proceso de recuperación de las cuestiones que se relaciona con la pérdida de la vivienda o de las situaciones vividas tras la pérdida de la misma, pero no llega a ser un Hogar, pues su proyecto vital se encuentra fuera de los límites del centro. Hablamos de relación de no-voluntariedad para destacar que el hecho de acudir a él tiene una relación causal con las situaciones vitales que se dan en el momento presente, no como una meta que se plantea dentro de un proyecto vital y en el que esas relaciones de causalidad no son las deseables.

Se abordó en una de las sesiones la estética del sinhogarismo, esos clichés que muestran ciertos medios de comunicación, y que al ser representados por los medios parecen demostrar la realidad de una situación que califican como indignante. No sienten que esa representación se atenga a la realidad. Si bien algunas personas que sufren una situación de exclusión residencial pueden hacer uso o abuso del consumo de sustancias alteradoras de la conciencia o practicar la mendicidad, sienten que eso no representa la realidad de las personas sin hogar en su totalidad. Este tipo de imágenes oculta a aquellas personas con las que sí se identifican y que sufren la “falta de oportunidades” como el peso que los liga a esta situación.

También se muestran críticos con la aplicación del art.47 de la Constitución española que habla del “derecho de todos los españoles a una vivienda digna y adecuada”, así como de las 3’4 millones de viviendas vacías que hay actualmente en el estado español. Hablan en términos de Necesidad sobre la aplicación de este derecho, pues la ausencia de vivienda es la privación de un derecho fundamental, a nivel legislativo y a nivel de necesidades vitales básicas. También se plantean la adecuación de facilitar el apoyo desde un espacio de mayor intimidad y desde el que comenzar a construir un Hogar. En esta línea de pensamiento se plantean los objetivos en el marco europeo, que tiene como meta acabar con el problema de exclusión residencial que sufren las personas sin hogar antes del 2030.

Al abordar la exclusión residencial en España uno de los participantes nos hace llegar cómo percibía él esta misma problemática en Rio de la Plata, Argentina. Relata que eran regulares las concentraciones de personas solicitando vivienda para todos los vecinos, concentraciones que podían ocupar varias “cuadras” y a las que acudían todo tipo de personas, cuyo nexo era la empatía y solidaridad hacia las personas que habían perdido su residencia habitual. Verbaliza que añora esta manera de apoyarse entre la vecindad reclamando unos derechos que son de todos.

En la última de las sesiones profundizan en la reflexión de diferentes situaciones que plantean y se relacionan con las categorías ETHOS* de Personas sin Hogar formulada por FEANTSA**. Construyen su narrativa a partir de sus experiencias tanto en primera como en tercera persona, tanto en el estado español como fuera de él, y retoman sus argumentos iniciales de la injusta imagen que presenta esta realidad en los medios de comunicación, así como lo beneficioso que sería regular el acceso al mercado de vivienda, para evitar lo trágico de la perdida de vivienda y el hogar, y la dificultad para reconstruir este proyecto vital.

Para finalizar este artículo que publicamos en fecha cercana al 23 de noviembre, comentar que esta experiencia ha sido gratificante y enriquecedora para las personas que han participado de ella y ha ayudado a amplificar el pensamiento sobre una situación que sufren en el estado español un mayor número de personas según las encuestas del INE y de la Comisión Europea.

*Tipología Europea de Personas sin Hogar y Exclusión Residencial.

**Federación Europa de Organizaciones Nacionales para las Personas sin Hogar.

27 noviembre. Día de las personas sin hogar

Ven a conocer el trabajo que se realiza en Alicante acompañando y dando cobertura a estas personas, para mejorar las condiciones en las que viven e intentar ofrecer alternativas.

Te lo mostramos con datos, talleres, exposición fotográfica, información sobre REAPSHA, cuentacuentos, para los más peques.

Además durante todo el día podrás ver de primera mano cómo los equipos de calle intervienen con las personas sin hogar, visitando la ambulancia de emergencia social

Red atención personas sin hogar Alicante