SUPERÁNDOME DÍA A DÍA

Me siento bien, pienso, recuerdo, todo lo que he vivido desde hace tiempo atrás hasta ahora. Cómo ha cambiado todo para bien, hace unos meses no tenía vida, literalmente, me quedé en la calle, sin techo, sin familia, nsin amigos, nada. A veces, sin hasta un plato de algo caliente en un día frío, y lo peor de toda esta situación fue que me quede sin la poca salud y poca movilidad que me quedaba. Y sin poder comprar las medicinas, quedé postrada en una tienda de campaña, sin movilidad, sin ilusión, sin ganas de vivir, sin nada. Me sentía como un perro triste y solo, sin nada más que hacer que vigilar su caseta, mientras » el amo» sale a buscarse la vida y el sustento. Me sentía inútil y dependiente.

Hasta que el CAI me acogió en su centro de acogida y fue lo mejor que pudo ocurrirme, Dios tuvo una gran misericordia conmigo. Los primeros días me sentía desorientada y fuera de lugar, pero, al poco tiempo y con ayuda de muy buenos profesionales, empecé a resurgir como el ave fénix, comencé a quererme a mí misma, a sentir » yo sí puedo, yo sí quiero», a recuperar mi vida y a recuperar mi movilidad corporal y social, a ser menos dependiente y sí más independiente, a no sentirme inútil. Gracias a todos los talleres que el CAI proporciona, me siento más útil que nunca.

Estoy viviendo a tope y cada día como si fuera el último, superándome más y mejor día a día. Superando miedos, superando tristezas, superando todo como buena guerrera de Dios y de la vida que soy jejejjeje.

Y aunque todavía mi proceso no ha terminado, esta es para mí sin duda la mayor prueba y la mayor historia de superación que he vivido y estoy viviendo y sé que saldré ilesa y victoriosa de toda esta situación.

CONFÍA Y NUNCA DEJES DE APRENDER, TU FUTURO SERÁ CRECER

Gypsy woman

Gypsy man

MUJERES Y MADRES

En primer lugar, feliz día y mes de la mujer. A todas las mujeres que lean este relato.

En especial, quiero dedicar unas palabras y homenajear a todas las madre y en especial a la mía, porque se lo merece y porque es y ha sido la mujer más fuerte y luchadora que conozco.

Porque a pesar de no haber nacido en una época fácil, siempre ha sido una guerrera, trabajando desde muy pequeña en empleos duros y difíciles, trabajos duros, que hoy en día sería impensable que realizaran nuestros hijos.

Ha sido mujer, esposa, hermana, amiga y supermadre. Acudiendo a cada llamada de ayuda, que tanto mis hermanos como yo, le hemos hecho. Una mujer fuerte, trabajadores, un ejemplo a seguir y digna de admirar. La mujer que me hizo ser, quién soy hoy. Me enseñó valores, me dio fortaleza y me enseñó a no dejarme avasallar por nada ni nadie y menos por un hombre.

Y aunque en estos momentos nuestra relación no es buena, cada día la recuerdo y la echo de menos, sobre todo sus virtudes y lo campeona y guerrera qué es.

Un aplauso enorme a todas las madres, que merecen ser recordadas y homenajeadas cada 8 de marzo y todos los días del año. Mujeres heroínas, que crean vida, trabajan, cocinan, ponen cuadros, reforman la casa y hacen mil cosas a la vez, sin poner pegas ni quejarse.

A todas ellas, mi más sincera enhorabuena.

Sois únicas, somos únicas.

Gypsy woman

Gipsy man

DE MUJER PARA MUJERES…GUERRERAS

VALEN 21

Esta es mi historia;

Quisiera dedicársela a todas esas mujeres (guerreras) que cada día batallan contra viento y marea, para que individualmente sus vidas cambien, al igual que conjuntamente, empoderadas podamos cambiar las vidas de las que nos preceden, gracias a que antes que nosotras hubo ya mujeres luchadoras, gracias a ellas hemos conseguido varios derechos que antes no teníamos; por ejemplo: el derecho a votar, el poder tener una cuenta en el banco, derecho al trabajo, …

Estábamos totalmente anuladas en la sociedad. Viendo la película “Sufragistas”, quedé impresionada, pues siendo principios del S.XX, las mujeres empezaron a luchar por la igualdad de derechos, pidiendo el derecho al voto y por esta causa, llegaron a morir para poder conseguir ese derecho. A todas ellas quisiera darle las gracias por ser las pioneras en demandar los derechos de la mujer, pues verdaderamente son mujeres de admiración. Asique me quedo con el esfuerzo que cada una de nosotras debemos hacer para que, todo aquello que pensemos que podemos cambiaren este nuestro tiempo lo hagamos, para que las generaciones venideras puedan vivir su día a día mucho mejor que lo hemos hecho nosotras.

¡Ánimo! Seamos mujeres empoderadas y guerreras.

AVE FÉNIX

Red atención personas sin hogar Alicante