Pegar al “sin techo” ya no sale gratis

Fuente: El País 3 junio 2015

AporofobiaImputados por torturas dos jóvenes que apalearon a una persona sin hogar en un cajero del centro de Barcelona; las entidades batallan por incluir la “aporofobia” como agravante


Un joven de 23 años y su pareja, una chica de 19, apalearon hace un mes a una persona sin hogar que pernoctaba en un cajero de la calle Gran de Gràcia, en Barcelona. La víctima, un hombre de 58 años, no resultó herido de gravedad y los agresores ni siquiera han sido imputados por un delito de lesiones, sino solo por una falta. El pago de una multa, en principio, sería suficiente para que la pareja saldara sus deudas con la justicia. “Hasta hace poco, esta violencia gratuita hacia sin techo se instruía como una falta cuando las lesiones no eran graves. Pero las cosas han cambiado”, explican fuentes de la Fiscalía.

Si se demuestra que cometieron la agresión —algunos testigos del suceso ya han declarado en su contra— la pareja no va a esquivar fácilmente una pena de prisión: además de la falta de lesiones, el titular del juzgado de instrucción número 17 de Barcelona les ha imputado por torturas. El Código Penal castiga los delitos contra la integridad moral —infligir a alguien “un trato degradante”— con penas que van de los seis meses a los dos años de cárcel. (ver noticia completa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *