Olor a ropa limpia

Tras el traje de astronauta de papel una mujer, tras la mujer una pequeña historia, tras la historia un compromiso… entrañable, lúcido, necesario e íntimo como el olor a ropa limpia.

Esta foto corresponde a la limpieza de una primera remesa de ropa del recién (y todavía incipiente) servicio de lavandería para personas sin hogar. Este servicio se ha organizado gracias al trabajo común de los profesionales de la Fundación Salud y Comunidad que gestionamos el CAI-Alicante y la participación activa de una profesora universitaria comprometida con el desarrollo de acciones del Vicerrectorado de Responsabilidad Social, Inclusión e Igualdad de la Universidad de Alicante en favor de las personas sin hogar.

Por el momento el servicio va a poder facilitar el lavado de doce bolsas de colada semanales (quizás más si encontramos los apoyos humanos y económicos para ello… en ello estamos, empezamos con lo mínimo con la esperanza de llegar a lo necesario). El punto de entrega y recogida es el servicio de duchas para personas en situación de calle durante el COVID-19.

Con esta iniciativa ayudamos a cubrir una necesidad básica que tiene que ver, por supuesto con la higiene, pero sobre todo, con la dignidad de quienes viven en situación de calle.

Resistiremos, lavando ropa ajena, cosiendo en casa las bolsas de tela que se usarán en el servicio, trasladando fardos, organizando, compartiendo… Resistiremos, puesto que resistir, en este tiempo extraño que vivimos no es atrincheramiento sino, más que nunca, un ejercicio, personal, ciudadano e institucional frente la indiferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.