Objetivo: alojar a las personas sin hogar de Ifema en apartamentos tras la crisis del coronavirus El Ayuntamiento de Madrid ultima un nuevo contrato donde alojar a 250 personas con plazas estables y asistencia social

El riesgo de contagio obligó a cientos de personas sin hogar a buscar un refugio seguro. El Ayuntamiento de Madrid en seguida habilitó 150 plazas en uno de los pabellones de Ifema y otros tantos espacios en el centro deportivo municipal Marqués de Samaranch, en Arganzuela. Además, se trasladó a un hotel con 120 camas a aquellos que pudiesen presentar síntomas del Covid-19. La pandemia provocó que la gran mayoría de los sin techo dejasen las calles para acudir a estos albergues. La que ha sido su casa estos dos meses cerrará a final de mayo, pero el objetivo del Consistorio es que a partir de entonces accedan a una nueva vida.

Según indicaron a ABC fuentes municipales, el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social ultima ya el contrato para realojar a unas 250 personas en apartamentos con asistencia social. Estas viviendas se convertirán en el elemento prioritario y central en el proceso de inclusión de sus nuevos inquilinos. Apoyados por un equipo de profesionales de la concejalía que dirige José Aniorte (Cs), estas personas iniciarán su propio proceso de recuperación y reinserción laboral. Este modelo de abordar el «sinhogarismo», el «Housing First», nació en Estados Unidos en la década de los noventa con la filosofía de que el acceso a una vivienda estable se convirtiese en un medio desde el que propiciar cambios en sus vidas hasta lograr un grado de autonomía adecuado.

En esta misma línea, a finales del año pasado, el Consistorio anunció un plan de choque que contaba con 150 nuevas viviendas . De ellas, 75 serían plazas de «Housing First», pisos individuales. Las 75 restantes serían viviendas «Housing Led», alojamientos pequeños para entre tres y cinco personas preparados para un trabajo de inserción social más rápido.

Modelo de consenso

En este mismo proyecto se indicó que crearían, además, dos nuevos centros de día para personas sin hogar con 40 plazas cada uno, así como el inicio del programa «No Second Night» destinado, en su primera fase, a mujeres sin techo. Este plan incluye, otras 20 plazas para mujeres que se encuentran por primera vez en situación de calle para trabajar en su inserción social inmediata evitando así la cronificación.

Este tipo de estrategias, según explicó la vicealcaldesa, Begoña Villacís, tras una de las últimas juntas de Gobierno está «razonablemente consensuado» con los grupos de la oposición. De hecho, en diciembre de 2017 el Gobierno de Manuela Carmena cedió las primeras 60 viviendas para iniciativas de este tipo. La incorporación del «Housing First» a las políticas del Ayuntamiento nació del pacto suscrito en febrero de ese año con el PSOE. En aquel compromiso, los socialistas incluyeron, en el capítulo de Servicios Sociales, «el desarrollo del proyecto de Housing First, de 100 viviendas destinadas a la inclusión social de personas sin hogar». Aquellos primeros 60 pisos se destinaron, según informó entonces el Consistorio, a hombres y mujeres solos, mayores de 18 años y sin hijos menores. Las viviendas se diseñaron para que fueran habitadas sólo por una persona o excepcionalmente por parejas.

Estas 250 nuevas plazas solucionarán parte del problema social, pero no todo, ya que sólo por el coronavirus el Ayuntamiento tuvo que ampliar la red en un millar de camas.

Fuente:ABC

10/05/2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.