De restaurante de playa a hogar para sin techo

De restaurante a casa para personas sin hogar

La propietaria de un restaurante y un hotel ubicado en primera línea de la playa de la Malvarrosa de València ha cedido la terraza de estas instalaciones a varias personas sin hogar, que han habilitado la zona con sus escasas posesiones y pasan en ella el obligado confinamiento.

Así, un grupo cuyo tamaño suele variar entre las cuatro y las diez personas lleva varias semanas en uno de los espacios que -en otras condiciones- sería sin duda uno más envidiados de la ciudad.

En él han colocado sus colchones y sacos de dormir, han habilitado unos pequeños estantes donde dejar sus útiles de aseo y han instalado una cuerda de tender.

Todavía no sabemos cómo nos vamos a organizar ni si vamos a abrir la terraza próximamente, así que no tengo inconveniente en dejar que se queden, mientras lo cuiden y lo tengan aseado», explica la propietaria de Balandret (prefiere no decir su nombre) a EFE

Un día vinimos a ver si estaba todo bien, porque vivimos cerca, y les vimos. Estuvimos hablando un rato con ellos, me parecen buena gente ¿Dónde van a ir?», añade.

En este hotel de 21 habitaciones y restaurante llegan a trabajar hasta 41 personas en temporada alta, si bien ahora únicamente ha podido incorporar a dos empleados para hacer y servir (y recoger después) paellas a domicilio

Es una verdadera lástima lo que nos está pasando a todos. De salud estamos bien, que es lo importante, así que ya vendrán épocas mejores. No podemos hacer nada», explica resignada esta propietaria.

En declaraciones a EFE, una de las personas sin hogar que utiliza esta terraza, Javier, de 54 años, agradece a la propietaria que les permita ocupar temporalmente un espacio a escasos metros del mar.

Nos hemos organizado para barrer, cuidar las plantas y tratar de mantener el espacio lo mejor posible. Para asearnos, ducharnos y comer vamos al Polideportivo del Cabanyal» – especialmente acondicionado para asistir a personas sin techo durante el confinamiento-, explica este exvoluntario de Protección Civil, que coincide en esas instalaciones con algunos excompañeros.

«Cuando se empiecen a abrir las terrazas habrá que buscarse la vida, la propietaria se ha portado muy bien con nosotros, nos ha dicho que no tiene estómago para echarnos a la calle», concluye.

fuente: periódico Levante

03/05/20

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.