Todas las entradas de: Fidel

Perspectiva de género en la atención a la exclusión residencial

Durante los días 10 y 11 de junio, hemos asistido a la primera formación sobre género en el Centro de Acogida e Inserción para Personas Sin Hogar (CAI) de Alicante, de titularidad municipal, gestionado y dirigido por la Fundación Salud y Comunidad (FSC). La realización de esta acción formativa, dirigida a profesionales del servicio, ha sido posible gracias al apoyo y compromiso de la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Alicante, en el marco del Pacto de Estado Contra la Violencia de Género.

La formación, con el título “¿Cómo incorporar la perspectiva de género en el trabajo en exclusión residencial?”, ha sido impartida por Gemma Altell, psicóloga, anterior subdirectora del Área de Adicciones, Género y Familia de FSC.

En este curso, trabajamos los conceptos básicos de género e identificamos cómo aplicar herramientas de análisis con perspectiva de género en la atención a personas en situación de exclusión residencial. Además, surgieron propuestas de mejora a aplicar en el centro y conocimos cómo poder introducir la mirada de género en la normativa y funcionamiento diario. De esta formación destacamos, en cuanto a las conclusiones, y tras la valoración del sentir del equipo, la importancia de introducir medidas que favorezcan la situación de las mujeres en el CAI de Alicante, para conseguir una igualdad real y efectiva entre las personas participantes en el servicio. [leer el artículo completo]

Experiencias de atención psiquiátrica en calle a personas sin hogar

Fuente: El Confidencial 24 junio 2019

Hace unos años, mientras hacía el camino de Santiago, María Victoria Ortega reconoció a otro peregrino. Vivía cerca de su casa, en Málaga. Más concretamente, debajo de un puente que hay en El Palo, tradicional barrio marinero de la capital de la Costa del Sol.

El hombre los acompañó durante parte del peregrinaje, que no hacía por asueto. «En verano se iba al norte haciendo el camino y el invierno lo pasaba en Málaga«, explica Ortega. «Estuvimos unos días caminando junto a él y fue contando historias, fue una experiencia muy enriquecedora».Entre otras cosas, les reprochó que viajaban con demasiado equipaje.

Probablemente, para cualquiera de nosotros esta persona habría resultado invisible, porque tal es la capacidad —o la maldición— de los ‘homeless’. Llaman la atención al primer golpe de vista, pero al segundo empiezan a diluirse en el paisaje urbano hasta desaparecer entre papeleras y carteles a medio descolgar. (Leer artículo completo